Ábrete sésamo

Bernardo Fuente Telica /
Masaya, Nicaragua

El pozo

Un hombre en una banca
está matando su hambre.
Un poeta en otra banca
está escribiendo su sed.
Un pozo dormido
está soñando: ¡basta!

El Poema
(A Dulantzi)

Ábrete sésamo, dije
Y salió el poema
como un pájaro desde el cascarón.
Pero no siempre el poema es una magia
o la simpleza de un collar
(en el cuello imprescindible).
Suele ser un fuerte golpe de la vida,
un suspiro ineludible
(que delata tu padecer),
un fantasma rezagado, un rasguño sigiloso
una pendejada sin sabor.
A veces en la multitud y en tus ojos
puedo detectar las líneas de mis versos
y otras la arena del mar los ocultan y se van.
De todas maneras el alma queda, el poeta suspira,
la vida continúa y el poema puede brotar de súbito
en los pañales del bebé.

(Por tu hermosa vocación de «cangura», amante de niños y niñas que opaca tus caprichos de adolescente-joven, por tus ojos lindos que «asomo entre la multitud», por tu valor al venir a esta Nicaragua conflictiva, por ser hija de la Rosa (de tu papá todavía no sé nada), sobrina de Joan, sobrina de alguna manera mía, por ser tan altamente chavala, amante de payasitos y conejos y peluches, por estar aprendiendo a madurar, a crecer ante las experiencias nuevas, por mantenerte firme frente al machismo ‒de allí y de aquí‒, por estar dulcemente in creciendo en la pulcritud de tu alma, por ser de Sabadell, lugar donde nació mi mujer, por tocar a mis niños ‒los niños de mi pueblo, quiero decir‒, por luchar por tu espacio como mujer ‒y con derecho‒, a pesar de tus malacrianzas, por tu historia de vida –hasta ahora vidamente tierna-, por habernos escogido como familia, por venir a compartir tus vacaciones entre niños y niñas, sedientos de amor… Es que te escribí este poema).

Comentario de David Ocón, Chontales, Nicaragua: «Me cuesta desligarte del volcán y ese pueblo de León que nada tiene que ver con Masaya, digo Telica y siento calor con polvaredas, desolación, pero tu poema «budista», contradice imágenes definitivas, pertenece a la rueda, al ciclo, por ello los juegos infantiles se repiten, las serpientes se muerden la cola y la vida/muerte sigue su carrusel. En Piccadilly Circus, las ancianas parejas londinenses también se suben a los caballitos, cuando uno las ve en el frío de noviembre girando con la música de la plaza, parece que sobran los poemas o estos visten con otra ropa.
Nota editorial de Henry A. Petrie:
Lista Electrónica Horizonte de Palabras fue el medio donde circuló una gran cantidad de textos literarios de distintas nacionalidades, que funcionó entre febrero de 2005 y el 28 de abril de 2006. Su administración estuvo en Managua, Nicaragua. Del cúmulo publicado se estudiaron y seleccionaron los textos que integran la Antología multigénero InterCyberCambio: Horizonte de palabras, cuya primera edición (digital) fue en 2016, con un total de 247 páginas. Los poemas de Bernardo Fuentes Telica y el breve comentario del amigo escritor David Ocón (1949–2018), están integrado en esta obra.