Verdiamarillo despertar

Alberto Juárez Vivas

La espera

La pobre muchedumbre
lleva un siglo
en la misma esquina
paciente
dolorosa
imperceptible
en alerta
por si el cielo
se desprende
y así quitar del medio
todas sus hambres
y ocultar del temporal
todos sus sueños
paciente
dolorosa
imperceptible.

Árbol

Una mirada al fondo
del patio
y descubro una enredadera
que somete a un viejo
madroño solitario

Inclinado,
casi arras del suelo
lo mece un aire veranero
y un zanate renco
se posa en una de sus ramas
y por momentos parece
como si quisiera levantarlo.
Pero nada impide
al madroño débil
dejar caer sus hojas
una a una
sobre aquella planicie
empedrada
esperando caiga
la última e inmaculada
fibra de sus ramas.

Despertar

Hoy amanecí
entre mis cosas viejas
y las nuevas
que entretejen
su misterio.
Y me ha crecido el dolor
un poco
y suspiro de alivio
al saber que el sol
no es solo un ardor
de latidos
sino
un
grito
en
movimiento.