Plumas de cuervos muertos

Erling Torrez González /
Condega, Estelí


Versos parar leerse bajo la lluvia

¿Podes oír las gotas de lluvia?
musitan
cantan
otras lloran

Y en el ir y venir de sus ojos ocultos
se escabullen
con la estela de peces en el océano
y el brillo de los misterios de la noche.

Gaviotas desleídas

Las gaviotas pululan en el horizonte
en lontananza al destartalado muelle
de este mar invisible
donde me mojo los pies
para paliar la oquedad autumnal de la noche.

Y entre la espuma
plumas de cuervos muertos
que sucumbieron sin pesares
ante el ígneo silencio
donde un gavilán cobarde
alas desplumadas
miraba las palomas de reojo
con ojos disfrazados de indecible recato
y pulgares de seda ansiosos
por desplazarse entre las líneas del deseo.

Y entre la espuma
plumas de cuervos muertos
burlándose de los matinales vientos
para seguir un atajo impreciso
sin mapas ni planos
sin pies del raudo atleta de la pista
sin los pies de Aquiles
sin el temple de la intrépida liebre.

Y entre la espuma
carbones encendidos que lastiman los pies
hiriendo la estela
del viaje inexplicable
hacia la aurora desconocida
de las sombras diluidas
entre nubes entrecanas.

Me mojo los pies
con los renglones
en la oquedad de la noche.