Versos para quien no los lee

Naví Argentina Rodríguez Rivera


Poema Libre

Yo soy un poema libre,
que poco entiende de reglas gramaticales,
que a veces olvida el acento y omite
de manera apresurada alguna tilde.

Vuelo sobre todas las cosas,
me detengo sobre las más urgentes,
el dolor, la tristeza, la nostalgia,
y a veces el amor me ocupa
en medio del distraído vuelo.

Me gusta ser un poema
más que una prosa articulada,
y que conste, soy un poema apasionado,
que no esconde lo que siente
ni miente sobre la que piensa.

Raras veces escribo a alguien
por el mero asunto de articular las letras,
por eso soy un poema,
porque amo lo que digo
y digo cuando amo.

Si alguna vez me detuve
para escribir un par de versos
a lo mejor con mala letra,
pero aseguro que siempre ha sido
amor verdadero lo que anida
en mi alma de poeta.

Pensamientos al carbón

Nunca entendí a ese extraño poeta,
no escribía para mí, lo hacía para otra,
aun así, lo leía, los poetas escriben para ser leídos,
como periodistas que escriben noticias.
Leía y pensaba: “Escribe muy bien”,
como no escribe para mí,
no puedo dejarme algo.

No me dejé nada por prudencia,
ojalá que su musa se dejara algo,
me gustaba cuando escribía, ese triste poeta.
De Bécquer solo recuerdo las oscuras golondrinas,
de Shakespeare ¡Oh amado Romeo!,
de Neruda, te amo cuando estás como ausente,
de Benedetti, puedo declamar completo No te Rindas,
él hace sentir que escribió para mí
para que lo recordara cada noche.

Sí, aún leo los poemas de ese joven en alguna tarde,
sobre todo, cuando dice a su amada:
¿Recuerdas cuando lavaba tu pelo?
y pienso que nadie ha lavado el mío,
estaba triste cuando ella no leía sus versos,
tanto que decidí escribirle los míos
para que no estuviera solo.

Él no quería mis versos,
quería que su amada leyera los suyos,
sé que jamás leerá mis versos
ni yo entenderé lo que quería decirle,
así vamos por la vida,
escribimos versos para quien no los lee
y terminan llegando a quien corresponde.
Escribía bonito el muchacho…
jamás logré comprenderlo.

(Del poemario Estamos torcidos)