EN SUS 20 AÑOS DE INEVITABLEMENTE HUMANO

Alba Rosa Pastora


Henry Alexander Petrie Bejarano, narrador, poeta, ensayista, docente y analista político-social, un escritor con ojo de águila,  esculcador del corazón humano y de  la mente femenina, poseedor de un pensamiento crítico, el cual lo refleja siempre en sus obras, independientemente del género al cual pertenezcan. Dadas estas características no se puede pasar por alto en este mes de febrero el veinte aniversario de su  novela,  que por sus rasgos y cualidades narrativas la vuelven muy especial en la narrativa nacional y por ende centroamericana,  en ella convergen diversos géneros literarios, así como técnicas narrativas, tampoco se puede obviar el valor filosófico y psicológico de la misma, en sus líneas te  conduce a la reflexión y a  ver la vida desde otra perspectiva.

Inevitablemente humano, es una obra arquitectónica de luces y sombras, espacios abiertos y cerrados, un andamiaje a veces laberíntica por donde se cuelan fantasmas, miedos, incertidumbre,  en ella se aborda la interioridad de los seres humanos, muchas veces oscuras y contradictorias, pero que al final lo último que se pierde es la esperanza y la lucha constante por no sucumbir a la adversidad por muy cruel que esta sea.

El título de la obra es muy sugerente y preludia un contenido altamente filosófico, la novela va desde un ensayo hasta una narración, en boca de los personajes hay un discernimiento de las situaciones circunstanciales que ninguna persona escapa a ella, seres humanos que sucumben ante las vicisitudes de la vida o bien ante las debilidades.

Como seres humanos somos duales, caemos y nos levantamos, evolucionamos y otras veces involucionamos, nuestra naturaleza es así, capaces de morir por amor pero también matar por odio, esa dualidad es muy bien aprovechada por el escritor Henry Petrie, él hace un análisis de la sicología del ser humano y quizás la expresión “inevitablemente humano” se puede convertir en una queja, un dolor, una alegría, una paradoja, etc. Dependerá de quien lo diga y cómo lo diga.

La Filosofía es una ciencia, necesaria para comprender el significado de todo cuanto nos rodea, en la obra esta ciencia se vuelve novela, a través del desarrollo de la misma el lector tiene un acercamiento a principios filosóficos, afirmo que los  principios del Existencialismo están bien marcados, los personajes oscilan entre el pesimismo de sus quimeras y el optimismo del sentido de la vida, el amor y la esperanza son los asideros que los ayudan a salir adelante, hay un binomio perfecto entre ellos y esto irradia luz a esos seres que inevitablemente como seres humanos son presas de sí mismos y sus debilidades.

Los dos opuestos irreconciliables pesimismo-optimismo, entran en conflicto en la existencia de los personajes, el escenario de los acontecimientos es en la mente y el interior de los mismos, esto es lo que rompe el esquema de la novela tradicional, Petrie conoce perfectamente a esos seres sufrientes y pone en boca de ellos, unas veces discursos filosóficos, otras veces análisis sicológicos, ellos viven y mueren en cada momento pero el amor y la esperanza serán ese faro que los conducirá a sus destinos.

Este mundo no es perfecto; tampoco está del todo mal, pero no es lo mejor eso se plantea en los textos expositivos presentes en la obra, la misma nos conduce hacia una interrogante ¿Pese a nuestra naturaleza inevitablemente humana, somos capaces de dejar este mundo mejor que como lo hallamos?

La respuesta la tiene cada quien, de acuerdo a la forma de vida que lleva y como mejora o empeora su entorno.

Cuando leí la novela me impacto su alto contenido de filosofía de vida, se la recomendé a alguien que estaba pasando por una situación difícil. Estoy convencida que leerla a conciencia y hacerla viva en el accionar diario, puede ayudar al lector que la asuma como un libro de cabecera para crecer personalmente.

Esta novela refleja un optimismo filosófico, sería bueno aprenderlo y vivirlo. Por todos es sabido que no siempre se puede ser totalmente optimista, el sufrimiento no falta, si la vida fuese una eterna fiesta no habría crecimiento personal, como decía Budha “el dolor es vehículo de conciencia” por lo tanto la lucha debe ser constante para no dejarse vencer por la adversidad.

En el aspecto psicológico los personajes viven lo anterior citado, puesto que sin dolor no percibimos las realidades y nada nos toca.

En conclusión la novela a través de un lenguaje sencillo, nos va conduciendo a través de un intrincado camino que unas veces será un paraíso, otras veces será un desierto, pero al final está la luz. Es una propuesta de vida, saber que lo último que el ser humano debe perder es la esperanza y el amor.

En cuanto a las técnicas solo aludo una la paratopía, con ello excluyo al escritor del universo de su obra, no así que le haya prestado algunas experiencias de vida a sus personajes, pero no en un cien por ciento, en conclusión una paratopía existencial.

Crítica literaria.
Estudiosa de la obra literaria y socio-histórica de Henry Petrie.