Cuestiones

Erling Torrez González /
Condega, Nicaragua


Amigo, la luna es nueva
y las hojas reposan calladas
en un letargo nocturno
sin límites
sin tiempo
no entiendo el canto sombrío
de los grillos.

Me llamas despacio y me preguntas:
¿Estoy aburrido?
¡No!
Me divierto en renglones
impresos con insomnios
tejidos con lana de historias absurdas para vos
pero las reinvento y les doy sentido.

Están hilvanadas con hilos anudados
que modifico para estallar
con desenlaces indescifrables
inimaginables
en páginas amarillas
con olor a clasicismos
que atraviesan el umbral de los tiempos.

Y danzo las melodías líricas
que llegan como murmullos de vientos inasibles.

¿Estoy solo?
¡No!
Me acompañan las sombras del ocaso
y las multitudes de palabras
no son palabras inertes
tienen vida
como en el principio
el cosmos floreció con la palabra
no son dramatismos insólitos
ni botones colgados en un hilo de la camisa
a punto de arrancarse
tengo un sol que me sonríe en las mañanas
con las serenatas de pájaros a mi ventana.

Tengo un cielo estrellado en las noches de verano
bajo el que escribo
con tinta de fulgor

¿Qué si soy pobre?
¡No!
Llevo los atardeceres en mis bolsillos
y en la cartera reposo inconmensurable
y una musa de oro
que me arregla la cama
antes que llegue a mis párpados el sueño
y una lámpara deslumbrante
con destellos de oro y plata
capaz de embridarme los pasos
por los caminos incómodos, vericuetos.

Amigo, doblas la página
y te ocultas en el desván de impresionismos.

2021, enero.