Poemas colectivos sobre la noche

(Animación a la escritura en niños y niñas)

 

María Teresa Bravo Bañón /
Cataluña, España.

Para escribir estos poemas proyectamos vídeos del universo y fotos de los planetas. La metodología es bien sencilla y la he utilizado y experimentado en distintos grupos de alumnos de diferentes centros y edades. El resultado suele ser espectacular si dejamos que ellos aporten su imaginación y esa ingenuidad que envidio del lenguaje infantil.

Hablamos y reflexionamos sobre  esas imágenes. Los alumnos tan pequeños son los protagonistas y respondemos a preguntas como: ¿A qué se parece? O, ¿por qué? Escribimos todas las ideas que han ido expresando y, a continuación, seleccionamos entre todos las que más nos gustan.

Por último, escogemos el título entre lo más surrealista.

Es una obra colectiva, un poema entre todos, se puede firmar por todos. A patir del trabajo colectivo ya surgirán trabajos individuales.

 

La noche

En la noche las estrellas
brillan como diamantes.
La Luna parece un queso
rosigado por un ratón.
La oscuridad nos ciega
no al búho ni a los murciélagos.
Los grillos son flautisas
que no dejan dormir a los perrozompopos
Cuando llega el sueño salen
a pasear las pesadillas.

(Poema colectivo con niños de 8 años).

 

Como violetas de estrellas y diamantes

La noche estrellada
es como las alas de un grillo.
Las estrellas son canicas de galaxia
Y de plata.
O copitos de nieve diamante.
Anisitos de luna llena,
o de bronce, o de fuego.
Anisitos bebés de purpurina,
o de cerecitas relucientes.
Ojitos de araña,
de luciérnaga,
de caracol,
de mosquito,
de astronautas
o de extraterrestres
que nos miran
desde arriba.

Las estrellas son chinchetas
y caminos de hormigas de fuego
que dibujan la Osa Mayor
o la Osa  Menor
y violetas como tú.

(Poema colectivo 26 – 1ºA).

Para hacer estos poemas proyectamos videos del Universo y fotos de los planetas. Escribimos frases como reflexiones sobre esas imágenes y respondían a la pregunta: ¿A qué se parece?

El astronauta del remolino blanco y negro

Yo soy el astronauta del Remolino Blanco y Negro
veo por la ventanilla de mi nave:

Andrómeda es remolino láser
que dispara diamantes con láseres
o perlas doradas, plateadas
o conchas de meteoritos blancos.

Y la Nebulosa Cabeza de Caballo
también podría llamarse:
Cabeza de burro,
de hipopótamo,
de nube negra,
incubadora donde nacen las estrellas.

Y llegamos a los anillos de Saturno
son como copos de nieve
o confetti de colorines.

Me acerco y es un escudo de piedras,
meteoritos que quieren atacarlo.
También una peonza que gira muy rápida
Y se le ven los aros de colores.
El satélite IO me parece
una patata grillada,
un queso podrido,
una albóndiga de queso,
una ciruela pasada.

Y veo a la Luna
como una salchicha doblada,
llanca concha de caracol,
o una ceja del revés.
Y llego a la Tierra:
ahí está la gran bola azul,
gran canica verde-azulada,
y de agua y de habitantes.

(Poesía colectiva con 1ºB, 6-7 años).

 

De la galaxia zumbada a la galaxia payasa

Viajo por el Universo
contemplo por la ventanilla de mi nave:
La Nebulosa Cangrejo
parece un nido de estrellas;
pero también un agujero azul
de un gusano que se está abriendo
camino por el espacio.

Ahora veo la Nebulosa Cabeza de Caballo
que se podría llamar también
de Caballito de mar
que nadase por el Universo.
Y la Nebulosa del Águila es como
un caballo galopando,
o un dinosaurio huyendo
de un dragón de fuego.

Ya llego a la Vía Láctea
un gran remolino de sal y de arena dorada,
una flor de purpurina naranja.

Ahí está mi Sol
gran explosión
y sirena con cola de fuego,
y miel derritiéndose.
Mira: mi casa, la Tierra.
¡Qué bonita es!
Como una gran bola de plastilina
de colores mezclados:
Azul, verde, marrón y blanco
de agua, de hierba, de arena, de tierra
de árboles, de nubes y de hielo.

(Poema colectivo con los de 2ºA, 7, 8 años).

Viajando a mi dulce planeta

Este poema lo escribimos como un viaje de regreso desde los confines del Sistema Solar, mirando la imagen de los planetas y satélites y haciendo comparaciones:

Estoy en Plutón:
gran bola de helado
tan gris como la ceniza,
con su luna Caronte,
de café y chocolate blanco.
Es Urano, una pelota azul,
como de agua,
Azul-morada,
Azul- celeste,
Azul marino
con un fino anillo rojo,
como un hilo de cristal.

De cerca los anillos de Saturno
parecen mandarinas de piedra
o trozos de pizzas;
pero de lejos son como grandes
hula-hops alrededor
de un planeta arco-iris.

En Titán veo nieves y nieblas
en playas y mares solitarios,
y montañas congeladas.

Júpiter es como una pelota hinchada
manchada de mayonesa.
Que tiene un ojo rojo.

Io, uno de sus satélites,
parece un queso podrido y rancio,
o una bazofia de mocos,
hielo y fuego.
Ganímedes con sus gusanos fósiles,
y sus esqueletos de serpientes de cera cenizas.

Calipso, una diadema de chicle
y colchoneta gris y blanca.

Fobos y Deimos bailan con Marte
como dos pelotas deshinchadas.

Por fin llego a la Tierra, mi casa,
es como una bola de agua
con nubes blancas de azúcar.

(Poema colectivo 2B, 7-8 años).

 

Las estrellas

La reflexión fue que me dijeran qué eran las estrellas en la noche, que pensaran en cosas pequeñas y luminosas en la noche:

Las estrellas en la noche
son los planetas que cuando están
contentos brillan.
Son cohetes, fuegos de correfuegos.
Yeguas con sus potros
peces relucientes
luces de los barcos.
Patitos y pollitos picando.
Ojos de ratoncitos
volcanes que brillan.
velas con el mechero que las enciende.
Faros de cochecitos de juguete.
Faros de trenecitos de juguete.
Faros de avioncitos de juguete.
Faros de helicópteros de juguete.
Luces de un gran rascacielos.
Un gran parque de atracciones:

La montaña rusa.
La Noria….
Y los flashes de las fotos .

Las estrellas en la noche
son los planetas que cuando
se enfadan, brillan.

(Párvulos de 4 años).