Soy de la generación del no llores

Sharon Pringle Félix /
La Chorrera, Panamá

Soy de la generación del no llores
heredera de una legión de tiranías
aquí se siguen mis reglas
cállate y no jodas
saluda con un beso
si te caes no llores
si sales por esa puerta no vuelvas.
Y cuando el cuero curó mis llagas,
me brotaron ramas en toda mi carne.
Pero nunca acaricié mis frutos
fui alborada
los lloré.

Asumí el apellido del amo,
para sobrevivir, por eso que llaman familia,
más no callé.
Agarré lo que quedaba del hurto,
hui lejos de mi madre,
me rebelé.

Un día supe de letras
odié el látigo del amo
abracé a mis abuelas
rompí silencios.
Lloré hipeando torturas
como lloramos las mujeres, en la vasija del guardado,
nunca más me castigué.

Soy de una generación hijoeputa con las mujeres
por ser gordas
por ser lesbianas
por ser negras
por ser bembonas
por ser indias
por ser flacas
por no tener grande el culo ni las tetas
por ser mujeres y nada más que mujeres.

Soy de la generación del olvida eso
del no pasa nada
pero hay dolores
piedras incrustadas en mi piel
olores
cuida´o chiquilla
¡Ya no soy niña!
cuida´o te preñan
¡la señorita!
tápate la cola
¡coqueta!
aquí hay hora de entrada
los hombres no entran en la cocina
no hacen nada.

Soy de la generación del ¡no me toques!
¡Que no quiero!
Soy de la generación de la limpia calles descalza
de indigentes entre miles de edificios.

Soy de la generación del ni una menos
de la paz que florece rebeldía
de las que son dueñas de su cuerpo
porque nos queremos vivas
soy de la generación de la locura
que rompen conceptos y quitan esquemas
que se desnuda en la fila de los porqués
esa generación del no me calles
¡Carajo!
¿Callarme para qué?

Soy de la generación del abrazo sororo
de las amigas que son hermanas
por eso cuando ellas me dieron sus manos llenas de frutos supe que no era utopía el poder florecer de esta historia robada.

Yo
parida en la generación del no llores
con mi alforja atestada de quebrantos
sin remordimientos
clamé
gimoteé
tan solo lloré
me perdoné.