De la invención y los micros

Carlos José Blandón Ruiz

Entelequia

Te amé
en medio de
una noche esplinesca,
estaba acompañado por
un silencio ensordecedor; en
medio de hostiles penumbras y
sombras débiles, incrustado el
esbozo de la ilusión, de una
ilusión ginecomórfica
parecida a ti.

Te amé
cual idilio
entre Hero y
Leandro, cruzando
a nado un impetuoso mar,
hasta llegar a la torre cuya luz
era la de tus ojos de amor. Y
fui y me adentré en gélidas
aguas que me anegaron
después, porque ya
no estabas tú.

Y te seguía
amando, pero
ahora estabas junto
a mí, más cerca, casi
dentro de mí, y podía escuchar
los susurros de mi corazón que
querían irrumpir en las coberturas
de tu alma para decirte: te amo.
Sin embargo, te
dije adiós.

Y desperté de aquel éxtasis y era todo, una entelequia.

Micros

*
Y le vi la sonrisa tan cargada de ironía, que
su falacia me sabía a verdad.

*
Ya el día bajará el telón
y me sanará el crepúsculo.

*
Y por cada vez que me fallaste, te perdoné en silencio,
para no coleccionar motivos que me empujaran a odiarte.

*
La vida es una paraprosdoquía,
al final no sabes lo que te espera.