La rica orquesta de vegetales por Pedro Alfonso Morales

Amadeus Mozart estaba no sólo inquieto y sorprendido, sino alelado por los adelantos de la ciencia en los reinos vegetal y musical. Ahora, como por arte de magia, fusionadas en comunes especias de gastronomía, sus legendarias sonatas y sinfonías, eran fraguadas en la cocina con sabor a pepino, zanahoria, remolacha, chayote y berenjena. Esta extraña combinación de verduras tropicales, alegro y alegreto, Do sostenido y Mi mayor, en más de una ocasión le produjo la dulce sensación de que mientras se tomaba una sopa ácida con chile, al mismo tiempo se tragaba La flauta mágica, Las bodas de fígaro y Cosi fan tutte. Y en la certeza se chupaba los labios.

Ver colaboración