Soy el alfil de tu juego

Verónica Isabel Pineda Sirias

La dama

Viste de alcaparra
y sonajea sus tacones.

Mide noventa, sesenta, revienta:
viste hermosa la dama.

Me quedo perpleja, temerosa,
mas no la dejo entrar.

Se marcha avergonzada y enojada.

Regresa. Insiste. Me dice:
¡Vamos a poemar!
¿Estoy preparada?
¡Allá te espero en Paquistán!

08 de marzo de 2017.

Poblando cafetal San Luis

Sigilosa entro a las brumas del cafetal
y te busco dentro del follaje triste y herido.

Te encuentro con tus manos ásperas
temblando de frío
y en el ambiente un aroma a café se desprende.

Me miras, corres hacia mí, me estrechas fuerte,
y con el rocío y mezcla de fango
me desplomo a tus pies.

¡En silencio me levantas!

Allá en el municipio de San Luis, La Dalia,
donde casi me desmarimbo,
en medio de aquel montaraz verdor
te encontré cortando café.

24 de enero de 2017.

No pude decirte

Infinito tu pensamiento
enuncio las palabras que no pude decirte.

Soy tu ágata,
el tabaco que inhalas.
Me codicias como los félidos.

Lo puedo agorar en el miocardio.

Soy el alfil de tu juego
y la Afrodita que mueve las piezas
de tu ajedrez.

Moldeo tu intimidad
y en el lecho de mi alcoba,
hurgo cada parte de tu cuerpo.

En la penumbra de la noche
expreso lo no pude decirte en mi poesía:
I love the way you smile.

01 de junio de 2020.

Capricornio

Cual cítara ejercita la caja torácica
de tu humanidad con mis labios
desde tu ombligo a la copa del árbol fecundo.

Trémula me acerco: ingiero el elíxir de tu amor.
Recorro las vértebras lumbares
que sujetan mis almohadillas.
¡Tiernas y melodiosas!

Tocarte, justo ahí, es mi fascinación.
Oler tus feromonas secretadas
por tu leche y miel de toro diriomeño
y en señales volátiles se dispersan por nuestra piel.

Atractiva, sexual, te llevo al éxtasis:
despierto el sex appeal de tu virilidad.
¡Veo tu rostro! Insinúo con gestos.
Deseo hacerte mío. ¡Sonríes!

Pausada, alzo el vuelo de tu vegetor.
Hago un torbellino de vientos y polvos.
¡Estoy lista: hagamos el amor!

20 de junio de 2020.