Alturas

María Elsa Molina


Morí, soy un cadáver ándate,
un despojo sin memoria,
una luciérnaga que ve a las estrellas,
un grillo que escucha música,
una caperucita tomando té,
una vagabunda que pregunta
dónde está el ingrato que le quitó el sueño;
un elefante acostado
en la costura de una hoja roja;
un corazón sin sangre,
la pluma sin tinta;

un encierro,
un entierro,
un misterio
y un destierro.

La tristeza, la alegría.
La agonía, la apatía.
El desafío del muerto
es verse tan vivo;
el atrevimiento del vivo
es quererse muerto.

Por maldad o por amor,
por bien o por mal se paralizó
y se hundió la imagen del espejo.

Colgado en las alturas, siéntate.
La altura del suspiro,
la canción del gemido

un bello paraíso.

23 de mayo 2020