Soy nada más que alma y piel

José Luis García Cantillano


Sombras del tiempo

Al llegar la noche
el día es un eco de voces
secuencia de inquietudes
cansancio de pasos
en ruta de lo posible.

Al llegar el día
la noche es tregua al tiempo
la sombra de una mano
en la oportunidad de un sueño
barro, leña y fuego.

Bravura y mansedumbre

Soy como un perro que camina
con el alma expuesta
Cambio el rumbo en cada esquina hacia lugares
donde no llegan los ojos de la misericordia
ni la mano que lastima
ni la voz que culpa
Soy nada más que alma y piel.
Bravura y mansedumbre.
Soy como un perro en puerta de casa ajena
Temor y hambre.

Cadenas del tiempo

El rumor de esta fría tarde
me arrincona hacia esos sitios
donde no alcanzo la felicidad del árbol florido
ni el regreso del ave a su nido me es evidente.

El tiempo es cadena que arrastro
con debilitadas fuerzas
Y me va venciendo hasta hacerme temblar
tras las empañadas ventanas de vidrios espesos.

Como un peso en mis espaldas
cae la ausencia de aquellos serenos paisajes,
inamovibles por el viento
que borra el rostro de mi silencio
hasta convertirlo en frio rumor.