Retrato amarillento

Edgard Rivas Choza


Pasó por las calles de Guanuca
sin poder vender la vida porque
aquí la vida no vale nada
Idas y venidas gastando suela
sin importarle la hora y el riesgo
leía rótulos untados en las paredes
afiches pringados y pintas borrosas
cantinas a fondo cerrando filas
de un extremo al otro
“La miel de los gorriones”
“Por unos Dólares más”
“Las cuatro esquinas”
“La Amada Castro”
“Las Pintadas”
“El tacón alto de lijón de la mama
de Abelina” Pijuuuuudo
en esquinas y aceras
“Se vende Chancho con yuca”
“Hay moronga con tortillas calientes”
“Las únicas enchiladas de frijoles”
“Las mejores tajadas fritas de la Nacha”
Mientras las rockonolas a todo pulmón
ponchadas por un chelín
mujeres alegres pico rojo bailan
“Besos de papel”
“Ay chabela”
“Llegó borracho el borracho”
“El puente roto”
“Toscano el zapatero”
“Que polvo y las cuatro hijas de Peñaranda”
Al otro lado
las tuanis películas del Cine Guanuca
“El bueno el malo y el feo”
“Ringo no perdona”
“Gabino Barrera”
“El ojo de Vidrio”
“La muerte no tenía precio
“Por un puñado de dólares”
“Solo ante el peligro”
Cochones sirviendo tragos de lijón
con boca de jocote verdes
Alfombras de aserrín para escupir
pleitos de putas trenzadas de las mechas
balas perdidas segando vidas de parroquianos
vómitos de bolos en las puertas
Guardias con Garand no encuentran al “subversivo”
Amenazante el cabo del cuartel
se queda con la coima
perros esqueléticos aúllan por las noches
y el canto de los gallos
que anuncia un distinto amanecer