Monarca virus

Mauricio Rayo Arosteguí

Real

El coronavirus apareció y…apagó la luz, ¿la luz?

Mini – Monterroso

Cuando despertó…el virus ya no estaba…

En una esquina un niño jugaba con el diminuto dinosaurio.

Conspiración

Los jerarcas de la tierra se juntaron un día para declinar su reinado compartido. Decidieron entonces declarar vacante sus puestos, mientras, daban indicaciones a su pírrico y futuro monarca que se haría cargo de gobernar al mundo temporalmente, con la condición que éste exterminaría al 70% de la población del planeta, sobre todo a los ancianos, también a todos los pobres de los países empobrecidos. Luego, después de esta tarea, el virus, así se llamaba el nuevo rey, devolvería el trono a sus creadores.

Sin embargo, el virus una vez coronado, arrasó con todo ser humano y gobernó por siempre junto a todos los animales y plantas que cada día se reproducían sobre la faz de la tierra, sin ningún peligro de extinción. Los ríos comenzaron a descontaminarse, la capa de ozono recuperó su capacidad de protección de antaño. Por muchos siglos sus habitantes, por fin, respiraban aire puro.

Surgió una nueva raza… un «nuevo orden mundial».