España en tiempos de coronavirus: la solidaridad contagiosa

María Teresa Bravo Bañón /
Cataluña, España

«Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, que pueden cambiar el mundo»

 Eduardo Galeano. 

El doctor canadiense Bruce Aylward, lideró la misión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que visitó España, la semana pasada, para analizar la lucha contra el COVID-19; aseguró que la respuesta del país a la pandemia ha sido «heroica» y señaló que la actual tendencia en ese territorio «mueve a la esperanza».

«La respuesta en España ha sido verdaderamente heroica, y el trabajo de los que están en la línea de frente ha sido extraordinariamente innovador», señaló Aylward en rueda de prensa, tras una misión de ocho días a España que incluyó visitas a centros de atención a pacientes en Madrid y Toledo.

Bruce Aylward afirmó que: «España es la muestra más extraordinaria de colaboración popular para combatir el virus. Ellos han entendido que quedarse en casa reduce la carga del sistema sanitario. He visto una tremenda unidad en la población».

«Siento una admiración muy profunda por su heroísmo. La respuesta de los ciudadanos está siendo increíble”.

En efecto: si algo nos está haciendo sentir orgullosos como pueblo, es la respuesta ciudadana y el heroísmo que está mostrando. Hay unas palabras que se han hecho virales estos días, porque da el retrato y la talla del talante del pueblo español que sigue siendo el mismo que cuando Machado escribió esto:

«En España lo mejor es el pueblo. Siempre ha sido lo mismo. En los trances duros los señoritos invocan a la patria y la venden. El pueblo no la nombra siquiera; pero la compra con su sangre y la salva”

Antonio Machado

Solidaridad con los sanitarios

La gesta española de montar un hospital de campaña con 5000 camas, en 48 horas. Video 1, Video 2.

El personal sanitario desde: médicos, enfermeros auxiliares de enfermería, celadores, especialistas, limpiadoras y limpiadores, cocineros y cualquier trabajador de un hospital son considerados en la actualidad superhéroes sin capa, porque son las personas más expuestas ante el virus. De hecho, la cifra de contagiados supera los 20.000, porque han tenido que trabajar en pésimas condiciones por falta de equipos de trajes aislantes, epis e incluso se tuvieron que improvisar sus propias mascarillas y batas, porque no había suficientes.

La falta de material sanitario para atender a los pacientes afectados por la covid-19, ha obligado a inventar nuevas alternativas para reducir los contagios y han salido inventores como setas después de la lluvia. Una vez más, la creatividad mediterránea afloró haciendo de la necesidad virtud, como la de aprovechar lo que había en esos momentos, para ese fin.

El Hospital de Sant Pau recibió hace días las primeras máscaras de buceo adaptadas a las necesidades de los profesionales sanitarios expuestos al virus. Estos dispositivos, que ya se han repartido entre médicos y enfermeros, formarán parte del equipo de protección individual (también conocido como epi) de aquellos dedicados a las unidades de cuidados intensivos o a maniobras que conlleven un elevado riesgo de infección.

Se trata de unas máscaras de buceo donadas por Decatlon. Todo el mundo se puso a coser y a buscar materiales adecuados para proveer a los sanitarios y demás trabajadores de primera fila, desde talleres de alta costura, los tapiceros, los miles de voluntarios, pasando por los manteros del Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes convirtiendo la marca Top Manta de la tienda que tienen en el barrio barcelonés del Raval, en un taller de costura para producir batas y mascarillas para los hospitales catalanes.

La Asociación de Creadores de Moda de España (ACME) se puso al servicio del Gobierno sus talleres para fabricar mascarillas. «No hubo nadie que haya echado un paso atrás, todo lo contrario. Desde el más grande al más pequeño está poniendo su granito de arena», explica Pepa Bueno, directora ejecutiva de la Asociación, ante la respuesta masiva de las firmas y diseñadores que conforman ACME. Desde poner su taller y sus máquinas de coser a disposición de lo que requirieran las autoridades sanitarias, pasando por dar contactos de otros talleres e incluso de otras empresas que saben que pueden ofrecer servicios útiles, todo vale para fomentar campañas de solidaridad y colaboración con ONGS.

Muchas cadenas de restauración quieren ayudar estos momentos profesionales llevándoles pizzas para hacer su hora de la comida más feliz.

 Así empresas como Grosso Napoletano, Tierra Burrito, Manolo Bakes, Honest Greens, Tasty Poke Bar, Malvón, Brunch Club Café, The Food Circle, la panadería La Miguiña, Bizzo Pizza o Pic & Nic participan en esta iniciativa. En concreto, Grosso Napolitano, la cadena de restauración de comida italiana, publicó en Instagram el anuncio de pizza gratuita para los sanitarios y fue difundido por las redes sociales y muy compartido en Whatsapp. La publicación se hizo muy viral.

Los taxistas de Madrid renunciaron a 132.000 euros ofrecidos por el ayuntamiento de Madrid, para los gastos de senifección de los taxis, para que se invirtiera en material sanitario para los hospitales, también se han organizado para trasladar gratis al personal sanitario a sus centros de salud y hospitales. Lo están haciendo con una aplicación de nombre pidetaxisolidario para centralizar este servicio gratuito exclusivo para sanitarios.

Agricultoras de Montefrío donan aceite a los sanitarios granadinos. Las 200 socias de la cooperativa San Francisco de Asís han puesto en marcha esta iniciativa solidaria para los profesionales de los hospitales

La Confederación de Campings del Mediterráneo (CCM), que comprende resorts desde de Girona a Alicante, en agradecimiento al ejemplar comportamiento de los equipos sanitarios ante la pandemia, regalan una semana de gastos pagados, cuando se levante el estado de alarma.

Las grandes cadenas hoteleras de este país pusieron a disposición hoteles gratis para todo el personal sanitario y fuerzas de seguridad del estado si necesitaban confinarse; para no contagiar a sus familias o simplemente descansar.

Las compañías telefónicas donaron tablets para que los enfermos pudieran ponerse en contacto con las familias y hasta despedirse de ellos en el momento final.

Y miles de pequeñas iniciativas de regalos diarios aparecen en todos nuestros medios de comunicación como total apoyo en muestras de gratitud que va más allá del emocionado rito de aplaudirles desde nuestros balcones, cada tarde a las 8 de la tarde.

Solidaridad con las personas sin recursos

Desde el primer momento se pensó en los miles de personas sin techo. Se habilitaron pabellones deportivos, pero también iglesias.  La orden del estado de alarma era para todos. Pero había que apoyar en los suministros de comida, aseo y abrigo. Surgieron iniciativas espontáneas como las siguientes:

Benjamín de la Mata es chef de restaurante, en el barrio de Nueva Málaga ahora también cerrado como todos los demás establecimientos del sector. Sin embargo, él decidió preparar a diario, unos tres mil bocadillos para repartir a diario entre personas sin recursos. Personas sintecho confinados en la parroquia de Santa Anna reparten comida a casi 200 personas.

Marisa Müller se trasladó a la vivienda de sus padres para que Luis, David, Mireia y Mamadou se instalaran en la suya, cediendo su piso de Barcelona a cuatro personas sin techo para que pudieran confinarse.

El Padre Ángel, todo un santo vivo y andante, es, sin duda, el paradigma encomiable de las iniciativas de iglesias abiertas al pueblo. Representa como nadie en España una iglesia volcada con el eslabón de la cadena más débil: Hemos quitado de nuestra iglesia de Madrid bancos y ‘santos’ por si se usara el templo como hospital. Todos los centros que tutela Mensajeros por la Paz colaboran frenéticamente contra esta pandemia.

Una medida de urgencia adoptada, ha sido que durante dos días a la semana se sigan dando los desayunos y las cenas, aunque en este caso en packs para los siete días de la semana, a aquellas personas que lo necesitan.

Y el Sindicato de Bomberos, no podía faltar, ha creado un grupo con los compañeros que se han ofrecido «para lo que haga falta».

Son algunos ejemplos de solidaridad vecinal, esa que aparece en las grandes crisis y que recuerda, en parte, la reacción tras el 11 de marzo, cuando en Madrid se vivió los terribles atentados de Atochao de Barcelona, en 2017.

Los manteros, o los vendedores ambulantes, sin papeles y perseguidos siempre, han hecho un fondo común para poder ayudarse a pagar alquileres y alimentación más básica. La Associació de Venedors Ambulants ha creado un «banco de alimentos solidario para recoger alimentos y productos de primera necesidad para las 154 familias afectadas».

Donantes de sangre

Los hospitales hicieron un llamamiento para donar sangre y las filas de donantes en espera llegaban a ser de 4 horas. Fue y es masivo en toda España.

Ante el llamamiento a donar en plena pandemia por el coronavirus Covid-19, en tan solo un día y medio acudieron a donar 4.000 personas y gracias a ellos, todos los grupos de sangre tienen las reservas en niveles adecuados.

El Centro de Transfusión agradeció a todos los madrileños su «inmediata respuesta», informando que en estos momentos no se necesita una entrada masiva, pero sí una entrada regular de donaciones diarias.

El Distrito Sanitario Huelva-Costa Condado-Campiña ha anunciado que el Banco de Sangre de Huelva en estos momentos, tiene reservas suficientes después de la respuesta masiva de donaciones que ha habido esta semana.

Lo mismo pasó en todos los hospitales, la respuesta fue masiva y se publicó en las redes el mismo mensaje.

Se agradece a los ciudadanos su generosidad sin límites, pero ya es preferible mantener un ritmo de donaciones normalizado.

Y añade que la situación que se vivió esta mañana con todos los puestos ocupados, personas en espera dentro y otras queriendo entrar, planteó un problema de seguridad que precisó parar la entrada de más ciudadanos, informándose de la situación con los recursos disponibles.

Cada día se necesitan una media de 500 a 800 y 900 donaciones, que están cubiertas por la solidaridad de la gente anónima.

La solidaridad de los artistas y deportistas

Es el arte tiene la cualidad de levantar el ánimo. De hecho, la diseñadora Victoria Salsas se ha propuesto apartar el pesimismo entre sus vecinos y ha creado el proyecto Terapia Vecinal, a través del cual crea mensajes de ánimo bajo demanda para que se puedan proyectar en los edificios por las noches.

El confinamiento ha supuesto que numerosas instituciones culturales, cantantes, escritores y otras entidades, ofrezcan planes culturales gratuitos. Por ejemplo, la Filmoteca ha abierto una sala online gratuita y muchos cantantes ofrecen conciertos gratuitos por Instagram.

El mundo del deporte se volcó con la lucha contra el coronavirus: donaciones millonarias y acciones solidarias. Los deportistas de todo el mundo están dando ejemplo con la orden de confinamiento y, sobre todo a través de las redes sociales, han querido mostrar su apoyo a toda la ciudadanía mediante mensajes de ánimo y otras donaciones de forma anónima.

Nadal y Gasol animan al deporte español a recaudar 11 millones de euros. El tenista y el jugador de baloncesto se adhieren al proyecto Cruz Roja Responde con una donación e incitan al resto de deportistas.

Las figuras de élite no solo están dando ejemplo en redes sociales del Quedate en casa, mostrando sus entrenamientos, rutinas y hasta sumándose a retos virales. Otros han aportado parte de sus fortunas para que los más necesitados puedan salir adelante.

Solidaridad con los mayores

Para que no tengan que salir a la calle, se crearon redes vecinales en diferentes puntos de España, proliferando las iniciativas individuales. En muchos portales de las casas comenzaron a aparecer carteles en los que los vecinos se ofrecían, de manera totalmente altruista, para ayudar a sus vecinos mayores.

En Madrid también se ha creado un sistema organizado, que reúne a más de 500 personas que actúan por distritos, a través de grupos de Whatsapp; algunas personas se plantearon otros tipos de asistencia, como sacar a pasear a los perros de los ancianos o preparar concursos de dibujo telemáticos para los niños.

Es una campaña de la Cruz Roja #YoHagoPorTi es la campaña para luchar todos juntos contra el virus.

Pero además las páginas de los diarios se nos llenaron de héroes anónimos como: Los héroes de Otxarkoaga, un grupo de jóvenes magrebíes que entrega comida a domicilio de forma gratuita a las personas mayores de un barrio de Bilbao.

Se les ve en la cara cómo lo agradecen cada vez que nos abren la puerta. Ellos necesitan ayuda y siempre que podamos ayudar vamos a estar para ellos, señala Mohsin, uno de los jóvenes que se encarga de entregar los pedidos.

En La Rioja, han sido los médicos jubilados los que se han puesto a disposición del Sistema Riojano de Salud para ayudar en lo que sea necesario y se han incorporado al equipo que realiza las valoraciones y el triaje telefónico, lo que permite que otros efectivos hagan las intervenciones a domicilio.

Pero quizás lo más heroico que hemos vivido en estos días ha sido este ejemplar comportamiento de humanidad y amor incondicional que solo retrata lo más abnegado y altruista de los seres humanos, teniendo en cuenta la precariedad de sus trabajos y lo mal pagados que están.

Encierros en residencias de ancianos para evitar contagios extremos, altruismo y amor

Son múltiples los gestos de máximo altruismo por parte de los cuidadores y cuidadoras de las residencias de ancianos, que han renunciado a volver con sus familias, para confinarse con sus abuelos y blindarlos contra el Corona Virus. Los diarios están llenos de estos gestos de amor. He aquí unos ejemplos:

La plantilla de la residencia San Juan de Zestoa no volverá a casa hasta dentro de 15 días. «Tenemos miedo a meter el virus o a sacarlo fuera».

45 trabajadoras que componen la plantilla, y también el director, se quedarán dentro del centro, sin regresar a casa. Lo hacen por turnos de 12 personas -uno por semana- y además hay un retén que permanece en sus domicilios por si fuera necesario cubrir alguna baja en caso de contagio.

Sin entradas ni salidas el personal de la residencia San Juan de Zestoa ha organizado este «encierro» con cierta previsión, de manera que también van a reducir a la mínima expresión las visitas.

También en el Centre Geriàtric de Lleida, el encierro de estos 24 trabajadores en esa residencia de Lleida llega después de que el centro tomara ya otras medidas… Fue para reducir las probabilidades de contagio del personal a los usuarios, queremos quedarnos con ellos.

En distrito de San Martí, en Barcelona, porque hay múltiples bajas y están operativos solamente ocho de los 36 profesionales para atender a 60 abuelos. No quieren dejarles solos.

En Córdoba, los pueblos Alcaracejos y Peñarroya blindan sus residencias de mayores con el encierro de los trabajadores, con el objetivo principal de que los mayores puedan afrontar seguros, como hasta el momento.

La plantilla del Centro Andaluz de Alzheimer ha tomado la decisión comprometida y valiente de confinarse junto a los 61 residentes y se mantendrá hasta el fin del estado de alarma, cuando el coronavirus no sea más que el lejano recuerdo de una primavera para olvidar.

Un total de 15 trabajadores de la Residencia San Jerónimo de Estella (Navarra), encierran con 62 ancianos para evitar el coronavirus.

En Murcia, los trabajadores del Residencial Vipsuites, en el barrio de San Basilio de la capital murciana, se adelantaron al confinamiento y tres días antes de que se decretase el estado de alarma decidieron encerrarse totalmente con los ancianos a los que asisten a diario en esta residencia de la Fundación Arais.

Un total de 28 trabajadoras de la Residencia Monegros, de Grañén, han decidido quedarse con los residentes hasta que pase el estado de alarma. La directora del centro, María José Zuferri, manifiesta, orgullosa de su equipo, que «han sido ellas las que han tenido la iniciativa y nos vamos a quedar todos hasta que se termine esta situación, hasta que sea necesario».

Solidaridad con los transportistas

 El estado de alarma ha dejado más patente que nunca la importancia de la labor de los transportistas, que ahora recorren casi a solas las carreteras españolas, erigiéndose en pieza clave para garantizar el abastecimiento de productos a millones de ciudadanos que permanecen confinados en sus casas.

Transitan por vías casi vacías durante horas y horas, pero no están solos, aquí nadie está solo y todos pensamos en todos. Muestra de ello es la oleada de apoyo y solidaridad que se ha despertado en muchos ámbitos, pero sobre todo entre los que día a día conviven con ellos y los que mejor conocen la dureza de su trabajo, que son las estaciones y restaurantes a pie de carretera.

El restaurante El Hacho, en la A-92 de la Sierra Sur de Sevilla, ha encontrado la forma de arrimar el hombro con el colectivo de transportistas, que en estos días de confinamiento salen a la carretera para que a los que se quedan en casa no les falte de nada. Este restaurante, que debe permanecer cerrado por el decreto de alarma, ha instalado una pequeña camioneta refrigerada con comida y bebida para que los camioneros repongan fuerzas en sus descansos de forma totalmente gratuita.

Hay establecimientos que regalan bocadillos, platos calientes o bebidas; otros hacen precios especiales y simbólicos de uno o dos euros; se ofrecen baños y duchas gratis; algunos llevan la comida, e incluso tabaco, «a domicilio» a cualquier punto kilométrico de la carretera en la que se encuentran; y también hay empresas que ofrecen sus naves para descansar, comer y asearse durante los viajes.

Es el caso de un bar de Santa María del Campus Rus, un pequeño pueblo de Cuenca, que reparte gratis bocadillos y bebidas a los transportistas; algo que también hacen otros como el Restaurante Guadalquivir, en Mengíbar (Jaén); el Restaurante El Paso, en Buelna (Asturias); el Restaurante Camino de Burgos, de Cabañas de Virtus; o el Grupo Arnedo en Padrejón (La Rioja), que da comida y cena gratis y así multiplicándose los establecimientos y actitudes solidarias con los camioneros.

Y así multiplicándose la gratitud hacia los camioneros del país.

Apoyo psicológico gratuito

Ante la situación de emergencia sanitaria en la que nos encontramos Centro TAP ofrece un servicio de asesoramiento psicológico gratuito, para resolver todas aquellas dudas o inquietudes puntuales que podáis tener frente a esta crisis.a «app» de psicólogos Ifeelabre, su plataforma de forma gratuita a cualquier usuario que demande atención psicológica. De esta forma, se impartirán terapias psicológicas gratuitas además de a pacientes que sufran estrés por el miedo al contagio del coronavirus, a otros pacientes que normalmente acuden a terapia por otros motivos: depresiones, problemas de pareja, maternidad, duelo…

 Queremos mejorar el bienestar emocional de todos los españoles aportando nuestro granito de arena, ha asegurado Amir Kaplan, CEO de la compañía.

Otros como nuestro querido editor Jaime Kozak, ofrecen su número en redes sociales como sicólogo para echar una mano.

Solidaridad desde las cárceles

Hay un anuncio en tv en estos días diciendo: «Aquí nadie se puso de perfil, en este país todos se pusieron de cara». Pues sí, aquí todos nos pusimos en nuestros puestos de responsabilidad colectiva, incluso desde las cárceles

Los presos de las cárceles catalanas se están solidarizando con los profesionales sanitarios y los enfermos de coronavirus mediante cartas, con la composición de canciones o dibujando carteles. Según informa este lunes el departamento de Justicia, reclusos de diferentes centros penitenciarios están realizando actividades solidarias para agradecer la labor de los profesionales de la sanidad en su lucha contra el coronavirus y para manifestar su apoyo a los enfermos.

En la cárcel de Lledoners, en Sant Joan de Vilatorrada (Barcelona), se ha puesto en marcha un certamen para invitar a los presos a reflexionar sobre las personas afectadas por la pandemia a través de proyectos artísticos cuyo único requisito es el uso de papel.

Asimismo, en este centro penitenciario, los internos están confeccionando el diario colectivo Quédateencasa, que recoge opiniones y anécdotas de cómo pasan el confinamiento, y que se encuadernará para que se pueda consultar en la biblioteca

Por parte de la sociedad, asimismo, se están produciendo muestras de solidaridad con los presos, porque ahora es como si todos estuviéramos presos y por eso hay más comprensión hacia ellos, como la promovida por la Mesa de Participación Social, con la entrega de revistas, juegos recreativos o libros para hacer más llevadero el confinamiento ya que no pueden tampoco recibir visitas de sus queridos.

Solidaridad española en el exterior

Los españoles solemos ser muy viajeros y aventureros, otros están trabajando por el mundo, como los profesores de los Institutos Cervantes.

Muchos de los viajeros se han visto atrapados en países donde cerraron las fronteras, con el desprecio incomprensible que da la xenofobia de atribuirles a ellos la pandemia. Los casos de esa persecución han sido múltiples, muchas veces alentados por autoridades como la alcaldesa de Guayaquil que saboteó un avión de Iberia para que no pudiera aterrizar y poder repatriar a unas enfermeras españolas atrapadas allí , que estaban desde febrero trabajando en ONGs. Todos vimos en directo el temor de esas chicas que nos relataron la incertidumbre y la hostilidad que le mostraban y su desesperación por salir del país. Lo mismo hemos visto de otras atrapadas en Sri Lanka y en Perú.

 Ante tal situación se movilizaron los españoles residentes en diferentes países del mundo. Más de 300 españoles ofrecen hoy día alojamiento a otros españoles varados en el extranjero, en concreto 347, han ofrecido alojamiento a sus compatriotas varados en el extranjero a través de Aloja, la nueva plataforma puesta en marcha por el Ministerio de Asuntos Exteriores.

El objetivo de esta iniciativa solidaria es poner en contacto a españoles residentes en el extranjero con aquellos viajeros españoles que, debido a las restricciones de viaje impuestas por la epidemia de la Covid-19, carezcan temporalmente de alojamiento o tengan dificultades para acceder a un lugar donde hospedarse.

 Desde que se creó esta plataforma, el pasado 3 de abril, se registran más de 40 ofertas diarias de alojamiento, un dato que muestra la gran solidaridad de los españoles en el exterior respecto a sus compatriotas en situación de dificultad.

Solidaridad con el circo Lalín (Galicia)

En estos días han recibido numerosas muestras de solidaridad. Llegaron a Lalín a principios de marzo para poder debutar el día 12, pero les pilló el decreto del estado de alarma. No pudieron realizar ninguna función y tampoco pueden moverse de donde están. En este tiempo se quedaron sin recursos y pedían ayuda ante la falta de dinero y la imposibilidad de abrir la carpa para ofrecer el espectáculo con el que se ganan la vida.

 Los vecinos del pueblo llevaron alimentos de todo tipo y las donaciones se multiplican por parte de colectivos y particulares que les dejan huevos frescos, leche, patatas, arroz e incluso productos de limpieza. «Nos traen de todo y gracias a Dios ahora ya no nos falta la comida porque somos 20, y ya no sabíamos qué hacer a estas alturas».

«Todo el mundo en Lalín se volcó con nosotros y no tenemos palabras». Los vecinos acudieron a la llamada de ayuda del circo Olimpia, que no deja de recibir donaciones. Zeferino, en nombre de toda la comunidad circense del Olimpia, explica que «no tenemos palabras. Se volcó toda la gente con nosotros». Tanto es así que la comunidad circense, de la que forman parte veinte personas entre mayores y niños, pensó ya la forma devolver a los lalinenses tanta generosidad con funciones gratis cuando se acabe la pandemia.

¿Y yo qué puedo hacer?

 Hay miles de pequeños actos solidarios que puedes hacer. No esperes que llegue del cielo la ayuda, como el que espera caer el maná del cielo, arremángate y haz algo. Verás qué bien te vas a sentir siendo parte y partícipe de la gran familia humana. Todos somos necesarios y es la hora del coraje.

 

Fuentes de información:

Diarios y medios de comunicación españoles desde el 14 de marzo hasta el 11 de abril de 2020.