Sueños blancos

Freydell Francela Joya Hernández

Recuerdo que duele

Yo te amé.
Escribí poesía en tu espalda,
me arranqué el alma al besarte.

Cuando cierro mis ojos, te veo
y me dueles.
Entre mis pechos desnudos,
se enciende la llama.

¿Dónde está el amor?
Lamia se lo llevó.

Palacagüina, Madriz.
26/09/2017.

Sus ojos

En la madrugada de las aves,
escribí poesía en sus ojos.

En la laguna del llanto
caminaré en su espalda;

ante un amor de espanto,
mi espada será su voz.

Guardaré el dolor,
para que me atrapen sus ojos.

Palacagüina, Madriz.
22/10/2017.

Sueños blancos

Atada a mi pie llevaba una cadena de sueños.
Sueños atados a mí, o yo a ellos, no me dejaban avanzar.

Sueños vestidos de blanco y estetoscopio en el cuello;
sueños que estaban conmigo desde que tengo memoria.
Sueños que en dos años no se cumplieron.

A veces oía a Hipócrates y me daban ganas de continuar,
pero entrar al paraíso no es tan sencillo;
ciertos tienen privilegios y solo te queda ver
y sufrir por un tiempo.

«Tal vez no es para vos», o
«Dios te tiene preparado algo mejor»,
era el comentario que detestaba escuchar,
porque a más esfuerzo y más fe, al final
tenía un cofre de frustraciones.

Llámenle como quieran, pero cuántas veces vi
personas inútiles ocupando el lugar que yo deseaba. ¿Envidia?
Nosotros, los de este lado, lo llamamos Injusticia.

Le he contado a Hipócrates cómo no fui parte de la lotería.
He cortado la cadena y aunque
en mi mente esté el recuerdo del sueño blanco,
me encierro y escribo, lloro
y mis lágrimas han ido borrando la esencia poética.
Ahora hay gris, o palidez… he perdido la noción.

Todo, quizá, porque haber sido soñadora,
¿acaso es una idea estúpida?

Tal vez, Dios al que todos clamamos,
muestre al fin otro horizonte. Aunque…

aunque… lo más raro… es que…

estando llena de ira y decepción, aún…

sigo soñando.

Palacagüina, Madriz.
10/03/2020.

(Nota: La autora de estos poemas nació el 15 de agosto de 2001, en Palacagüina, Madriz, Nicaragua).