Corazones integrados

María Elsa Molina

Nervios, nervios…

cuando siento que tu mirada penetra mi alma. Nuestras mentes están en sintonía; me tocas y me miras, me siento perdida. La disforia es historia.

Mientras caen las murallas, libertad. Las cadenas se sueltan y vencen a la muerte, abrazo la paz, dulce paz. Mi corazón se abre y vuelo como paloma, viajo con fe en mis alas.

Mi ser se moja de fuerza y veo el rostro formado en la luz. Al fin, soy parte de una historia y no de algún fragmento.

Sentí miedo por la noche, Es natural, me dije. Y ya rendido lo clavé en la pared. La esencia de mi ser fluye, corre con las nubes y me persiguen las mariposas. Ya no hay miedo.

Titanio. Sí, así me siento. Mujer titanio que descubrió el talón de Aquiles, y ahora lo muestra orgullosa. Mujer que fue deshojada y arrancada, pero luego enraizó y ha brotado.

Ahora sí han avivados los corazones integrados.