La mejor ex

María Elsa Molina

Tú te convertirás en la luna del cielo cuando ya nunca estés, porque te habrás ido muy lejos y te sentiré y me sentirás cerca con un soplo del viento, y quizás me mires y me escuches con el quejido del viento en una gira al mar.

Todo tiene su tiempo, tiempo de soltar y dejar ir; desde que te fuiste lo entendí. Antes era yo la que quería seguir, pero sin querer lo dejé de sentir. Es una decisión y aquí no sirve insistir, entendí que la vida no me quería a tu lado, mis aspiraciones son gigantes, lo digo sin miedo.

Hoy solo quedan los recuerdos de algo que no fue perfecto, te quise lento y te olvidé.

He sido fuerte por dentro, aunque un día me estuve muriendo. Si me preguntas te diré que nos faltó el último beso, ese que no me diste. Pero, no puedo, no podemos ser tan necios, nuestro tiempo caducó. Aunque estuve al margen, no se me tiene en todas las ocasiones en las que se te ocurren las idas y regresos.

Porque las cosas que besamos las rompemos con palabras, ya es muy tarde para reconstruir, fallaste por mentir siempre; hay que dejar que la ruleta gire, es absurdo continuar. Yo te quise suficiente, y aunque te di todo lo que pude, hoy soy más inteligente. Esto es un fin que no quiero repetir, ya tuviste lo que quisiste, aquí ya no puedes venir. Corresponde que cada quien siga por su lado, buscando el camino para ser felices, olvidándonos del porqué.

Aquí no hay cartas que se rompen entre líneas. Estas son palabras que se escuchan en el interior; vida y pensamiento, también. Cuando se pierde, de alguna forma se gana, aunque queden los recuerdos. Pon el punto final y asume que soy la mejor ex, que no llama ni escribe.