Y el fuego ardió

Ulises Fuentes

I

Manto blanco
sobre pueblo insurrecto
bajo azul cielo
de abril.

II

¿Detener la bravura?
¡Imposible!
Hay rebelión en el aire.

La rabia hinca el aire,
araña al cielo.
Por encima de todo
duelen los muertos,
«nuestros muertos».

Las huestes del tirano
tiemblan
al grito al unísono:
¡Patria Libre!

III

(A la joven Amaya).

Las cigarras,
abandonando marzo,
iban cantando su muerte.

Cantando su muerte iban
y llegó abril por las ventanas

Y la tierra
y el cielo
y la selva
en su clamor solitario grito:
¡Peligro!
Y el fuego ardió.

Y fue la luz.
Y todos vieron
que fue el grito de muchas voces:

¡Que se rinda tu madre!