Acroasis

Helen Cristina Medina Bertrand

…Y así surgió el pueblo, empoderado
contra la abyección del tirano,
alma cívica acendrada.

Del pueblo es la espada del juicio
que allá en el Paraíso terrenal
flamea entre las páginas
del libro sagrado.

Es el pueblo azul y blanco
la honda de David, el pastor ignorado,
con que al Goliat impúdico derriba.

Es Fuenteovejuna que echa sin temor
al corrupto poseído infernal.
Es Febea la lúbrica Pantera
que increpa al «Imperator»
contra sus detestables dáctilos
y pirriquios.

Es la Nicaragua altiva
que no necesita púrpura,
porque su propia dignidad
la reviste con manto de grandeza.

Es la Nicaragua bravía que resiste
al genocida y sus impetuosas turbas,
Azul y blanco somos pueblo y no
mugrosa plebe.