Palabras insurrectas

Nota introductoria:

Acción Creadora Intercultural (ACIC), siempre al lado del pueblo que lucha por su libertad, la justicia y la democracia, recientemente realizó el taller de poesía «Palabras insurrectas» en la aguerrida ciudad de Masaya, como parte del movimiento cívico de protesta nacional contra la represión y el genocidio de los tiranos Ortega y Murillo. Participaron once estudiantes «vandálicos» de secundaria, entre mujeres y varones. En nuestra página Web publicamos cuatro poemas seleccionados, comprenderán que por razones de seguridad de nuestros muchachos y de la persona que facilitó el taller, no brindaremos sus nombres.


Llanto de mi patria

Nuestra patria está llorando desde abril,
se retuerce de agonía en cada pedrada
y en mayo lloraron las madres
el dolor en su pecho desolado.

¡Quiero una Nicaragua libre!,
que no se asome ni junio ni julio.
¡Quiero una Nicaragua libre!,
como una vez brilló de júbilo.

Tus calles marcadas de sangre,
el aire de humo contaminado,
allá el odio invade las palabras,
aquí el dolor se vuelve barricada.

Amor Masaya

Bendecida y orgullosa soy,
por nacer en tu suelo,
por eso amo tu bello cielo.

Me distes mis raíces,
y crecí entre tus flores,
tu danza mi danza, tu folklore mi folklore
al son de tus marimbas se baila con sabor.

Siento por ti un amor inmenso
más significativo que mis versos,
¡esto si es pasión verdadera!
Yo por ti me vuelvo guerrillera.

Me dueles, Nicaragua

¡Mujer!
Sí, tú Mujer,

¿por qué vistes así?
¿Qué pasó con tu blusa
y enagua azul y blanco?
¡Te han mancillado otra vez!
Tu traje luctuoso,
tu cuerpo retinto ensangrentado,
tu rostro desolado
marcan dolor y pena.

¡Ay, mi Nicaragua!
Te marcan nuevamente
el poder y la ambición.

¡Me dueles, Nicaragua!
Ya no brilla la paz en tu cielo,
han soltado los fusiles,
han callado el corazón de tus hijos.

¡Ay patria mía,
ruega a Dios por tus hijos
e hijastros!

Nicaragua

Por segunda vez se escucha
ese grito de dolor
de una patria que lucha,
por ser hijos de la nación.

Durante un mes batallando,
para que nuestra voz tenga un lugar,
contra personas injustas
que se quieren de ti apoderar.

Estudiantes y periodistas
asesinados a plena vista,
de un pueblo que no se cansa
y por su patria lucha.

¡Ay, Nicaragua!
Tus hijos exigimos paz,
para poder tener luz
de esperanza y unidad.